Black Mass, de lo mejorcito del 2015

black

Es una película que cuando la ves te deja un buen sabor de boca, cine de calidad y con una gran madurez para ser la tercera película de un director que ha contado con tres protagonistas de altura como Johnny Depp, Joel Edgerton y Benedict Cumberbatch. Estos actores han realizado un magnífico trabajo en una película en la que sobre todo brillan los personajes.

Scott Cooper es ese director joven que ya tuvo tres nominaciones a los Oscar en su primera película “Corazón Rebelde” donde Jeff Bridges ganó el Oscar. Su segunda película “Out of the furnace” no ha podido ser vista pese a los elogios que ha tenido por parte de la crítica y de recibir dos premios en el Festival de Roma.

Volviendo a la película es una de las más destacadas cintas del año y la adaptación del libro de Dick Lehr y Gerard O’Neill debería ser visionada con atención por muchos compañeros de trabajo en Hollywood. La historia que nos cuenta es real y es reproducida con una fidelidad y convicción en la historia que se desarrolla con firme convicción. Podríamos decir que el equipo se tomó alguna licencia, dramatizando algunos acontecimientos o que se alteraron ciertos personajes pero ciertamente es imposible contar lo que ocurrió en una sola película.

A pesar de esto lo verdaderamente impresionante es que la historia engancha y esto lo sabe transmitir con un buen gusto que nos hace tener fundadas esperanzas en que este director de no torcerse va a seguir dándonos buenas películas por muchos años. El ascenso y caida de Whitley Burger es un capítulo más de una carrera que tiene pinta de seguir una trayectoria firme en cuanto a la calidad y factura de sus filmes.

Desde aquí felicitar al director y esperamos que no tarde en regalarnos otro momento de buen cine.